bacalao al pil pil con aceite negrala de Ablitas

Si hay una receta de nuestra gastronomía, concretamente del País Vasco, en la que el aceite es protagonista, esa es la del bacalao al pil pil. Y es que para que te salga delicioso lo único que vas a necesitar es un buen bacalao, unos dientes de ajo y AOVE de Ablitas que le va a otorgar ese sabor delicioso del mejor aceite de oliva virgen extra. Si quieres aprender a prepararlo, sigue leyendo.

Una receta de bacalao con el mejor AOVE

Lo primero que debes hacer es deshacer los lomos de bacalao. Para ello, debes sumergir las piezas en abundante agua. Si son trozos bastante gruesos, deben permanecer unas 48 horas en el agua y esta se debe cambiar cada seis horas. Si son finas, 36 horas serán suficientes, mientras que el cambio de agua deberá realizarse cada 8 horas. Durante este tiempo, el pescado deberá permanecer en el frigo.

Mientras tanto, debes cortar los dientes de ajo en láminas. En una sartén grande, echa un buen chorro de aceite de la variedad negrala y coloca los ajos dentro. A continuación, ponlos a cocinar a fuego bajo, procurando que no se quemen. Cuando veas que comienzan a dorarse, retíralos del fuego y resérvalos. Es necesario evitar que se tuesten demasiado, ya que quedaría un sabor amargo en la salsa. Los ajos que has retirado servirán más tarde para emulsionar la salsa resultante de la mezcla de las gelatinas del pescado y del aceite.

bacalao al pil pil con aceite negrala de Ablitas

Vigila la temperatura del aceite de oliva virgen extra

Cuando el aceite se haya templado, es cuando debes añadir los lomos del bacalao desalados. Es importante esperar que el aceite pierda temperatura, ya que, de lo contrario, el bacalao comenzaría a freírse en él y no sería posible obtener la salsa pil pil. Cuando hayas colocado los lomos en la sartén con aceite, vuelve a ponerla a fuego medio-bajo, siempre con la piel hacia abajo.

El objetivo es que el bacalao quede confitado. Confitar consiste básicamente en cocer a baja temperatura, para que la pieza de pescado se cocine en sus propios jugos. Mientras que se va cocinando, debes mover la cazuela constantemente, ya que de esta forma ayudas a que se suelte la gelatina del bacalao. Ese es, precisamente, uno de los trucos más importantes de esta receta: el movimiento constante de la sartén. Con este movimiento, la gelatina se va mezclando y espesando, junto con el aceite de cooperativa Ablitas y el ajo, formando una ligera emulsión.

Como curiosidad, hemos de señalar que al movimiento de muñeca típico de la preparación de este plato se le llama gupilada. Se puede decir que lo que se consigue de esta forma es batir la gelatina con el aceite y los ajos, hasta que la salsa quede ligada y fina.

En algunas recetas se menciona que la piel del bacalao debe estar siempre boca abajo, ya que así es como se logra extraer toda la gelatina y emulsionar la salsa con mucha más facilidad. Sin embargo, nuestro consejo es que te dejes guiar por la cantidad de aceite que estés utilizando y por el grosor de los lomos. Si estos son gruesos, puede ser necesario que les des la vuelta para que se cocinen bien por ambos lados.

Consigue el mejor bacalao al pil pil con aceite de negrala

Como en cualquier receta, la materia prima es fundamental para que nos quede un plato irresistible. La calidad de los ingredientes, la temperatura correcta o la cazuela donde se prepara serán determinantes para lograr el éxito. Pero, sin duda, el ingrediente que va a marcar la diferencia en esta receta es el aceite de Ablitas, con un sabor característico que le dará un toque muy especial a tu receta. ¡Te encantará!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario